Escola de Enxeñaría de Minas e Enerxía

Grado en Ingeniería de la Energía

El Sector Energético está íntimamente ligado al desarrollo sostenible, el crecimiento económico y el impacto medioambiental. Es imprescindible lograr el equilibrio entre como crecer más, con menor consumo energético y minimizando el impacto ambiental. Dada la enorme importancia del sector energético en el desarrollo económico, las medidas a aplicar en el campo de la energía deben ser compatibles con los tres principios fundamentales: competitividad, seguridad de abastecimiento y protección medioambiental, buscando un crecimiento sostenible.


El dinamismo del sector de las energías renovables es un factor de competitividad para España en general y para Galicia en particular. España es en estos momentos un referente mundial del aprovechamiento de las fuentes de energía renovable con empresas que abastecen, no sólo el mercado nacional, sino que dedican una parte muy importante de la producción a mercados exteriores.

Dada la importancia de la eficiencia energética en la construcción, la vivienda sostenible se ha convertido en un tema prioritario a nivel europeo. Ello implica que el proceso edificatorio en su totalidad debe ser compatible con el medio ambiente. En este contexto uno de los aspectos más relevantes es el que se refiere a la energía.

La implantación de los estudios sobre Energía es una demanda que desde los sectores públicos y privados se ha ido incrementando en los últimos años. La creciente demanda por las empresas de personal especializado, debido el crecimiento exponencial experimentado por el mercado de las Energías Renovables, y el mercado de la Eficiencia Energética, lleva a la necesidad de formar profesionales especializados en estos innovadores ámbitos.


Este grado, que no capacita para una profesión regulada, pretende suministrar la formación adecuada y de alto nivel a los futuros profesionales que van a ejercer en el área de la ingeniería de los procesos energéticos desde la generación de energía hasta sus distintas aplicaciones, suministrando, además, la formación precisa para desarrollar tecnologías y sistemas eficientes y sostenibles.

Así, como planteamiento general, se trata de centrar la formación de los ingenieros en los procesos que tienen lugar desde la generación hasta el nivel del usuario del servicio de la energía eléctrica o térmica final. Es decir, procesos y máquinas; y su organización, gestión y costes, como profesionales del presente y futuro de la energía.

La formación es necesariamente multidisciplinar y con una visión de conjunto, en la que se consideren aspectos técnicos y económicos, fundamentalmente, y se aborden cuestiones relacionadas con la eficiencia energética, tecnologías de producción de energía con especial hincapié en las nuevas fuentes de energía renovables, sistemas de almacenamiento, transporte y distribución, mercados energéticos, etc. Todo ello con un compromiso de respeto al medio ambiente y de crecimiento sostenible.